Info

Burrow se recupera y los Bengals sueñan a cuenta


Joe Burrow volvió a pisar el Paul Brown Stadium en el proceso de rehabilitación de su lesión ligamentaria y habló sobre su recuperación.
Nick Shook escribió en “Around the NFL» el artículo “Bengals QB Joe Burrow ‘on pace’ to return in time for Week 1” y la #WhoDeyNation explotó en las redes sociales.


«Dicen que es una recuperación de 9 a 12 meses y el primer juego es exactamente nueve meses después de la lesión”, declaró el Mariscal con optimismo.


La fantasía 2021 es nítida en la imaginación de los fanáticos: grandes jugadas, festejos, tensión, ojear con interés las tablas de posiciones, la ciudad decorada de naranja y negro. Partidos decisivos.
¿Puede atajar este baldazo de optimismo una franquicia acostumbrada a la frustración?


EL HOMBRE
Joe es vieja escuela. Su piel no está repleta de tatuajes, no tiene un peinado estridente, ama el deporte por sobre todas las cosas, tiene un historial universitario perfecto, es sensible a los reclamos de la comunidad, respetuoso de los árbitros y solidario con sus compañeros. Joe entiende la responsabilidad de un QB, maduro para su edad, confiable.
Joe es mejor cuando pasa, pero si es necesario sabe correr. Mantiene la calma en el bolsillo, pero sabe cuando abandonarlo y es efectivo en sus envíos a la carrera. Mejor en corto que en largo, su inmensa virtud es estratégica. Su carisma convierte en mejores a los que juegan con él. A pesar de ser el QB de un equipo mediocre, sus estadísticas fueron excelentes en su primer año como profesional. Es agua en el desierto de los Bengals.
Joe tiene 24 años y 10 partidos en la NFL. Tiene las puertas abiertas de lugares que la mayoría de los mortales ni siquiera sabemos que existen. Tiene mucho dinero en el bolsillo y la ebullición hormonal de la primera juventud. Tiene a los “amigos del campeón” merodeándole la vida y carga sobre su espalda la cruz de un equipo que hace 30 años no gana un partido de Play-off.
Joe tiene todo para ser una leyenda, pero también tiene todo para ser una desilusión.


LA RODILLA
Si cualquiera que haya pasado los 30, 35 años, con algo de sobrepeso y un plan de cobertura médica básico sufriera la misma lesión que Joe, nunca más vuelve a caminar derecho. Joe es un muchacho joven, bien alimentado, con un entrenamiento localizado músculo por músculo y operado bajo el mejor standard de la civilización occidental. Por eso puede volver a competir en alto rendimiento, después de una lesión objetivamente grave.
Esta semana comenzó una nueva etapa de la rehabilitación y está respondiendo de acuerdo a lo planificado. Ya camina, el objetivo es que pueda soportar un choque contra 100 kg de músculos lanzados a toda velocidad. Es un camino largo y no depende solamente de la cicatrización del ligamento. Existe un factor psicológico en toda lesión de gravedad.
Si todo sigue así, puede tener el alta médica para inicios de la temporada 2021. Recién entonces va (y vamos) a saber cómo está.


EL FUTURO
El 2020 de los Bengals fue tan accidentado que se hace imposible establecer una evaluación adecuada. Entre las lesiones de muchas de sus principales figuras, el #DunlapGate de inicios de temporada y algunos cortocircuitos con el cuerpo técnico, la #WhoDeyNation no pudo ver el amanecer. Sin embargo, la noche permitió vislumbrar algunas estrellas y la certeza de que Joe puede convertirlas en constelación.
La pregunta que da vueltas en la mente de Cincinnati es hasta donde pueden llegar Boyd, Higgins, Mixon y Tate con una OL confiable; con una defensa que repita la actuación ante Steelers. ¿Hasta dónde puede llegar este equipo si Joe se convierte en el QB que por su liderazgo y talento está llamado a ser?
Puede que en los primeros 5 o 10 partidos de la temporada 2021, Joe tenga más intercepciones que TD. Es perfectamente lógico después de un año parado. Ocurre que es tan bueno lo que mostró en su temporada debut que se le asigna un ángel especial, capaz de volver en su mejor nivel como si nada hubiese pasado en su rodilla.
El problema con los ángeles es que cuando no están a la altura de sus expectativas, se sienten como demonios. Ahí es adonde la dirigencia, el cuerpo técnico, sus compañeros y principalmente los fanáticos van a tener que entender que es nada más que un chico de 24 años, que hay que cuidarlo.
Este equipo, comandado por Joe, puede llegar a conseguir algo grande, pero es un plan a largo plazo. Si la ansiedad vence a la racionalidad de la espera, lo van a ver marchitarse antes de florecer.

4 Comments

4 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top