College

El College Football quiere volver a la normalidad.

Se acerca una nueva temporada de college football. Pero no será cualquiera. Tras un 2020 que golpeó al mundo deportivo de todas las formas posibles, el 2021 promete devolvernos lo más lindo del ambiente colegial. El público. Así es, después de ver tantos estadios vacíos o con capacidad limitada de tan solo un 30 o 40%, la situación parece tener un final feliz.

Sin dudas que al college football lo hacen sus “fans”. No hay nada tan especial como escuchar a las bandas musicales tocar o los hinchas enloquecer en cada tercer down. Las tradiciones de cada universidad en la previa y durante los partidos han quedado obsoletas en 2020.

No hemos podido disfrutar del famoso “White Out” de Penn State en el duelo ante Michigan y toda la locura que envuelve a ese juego. La rivalidad entre Texas y Oklahoma no fue la misma sin el estadio a tope como nos tienen acostumbrados. El Bryant Denny Stadium (hogar del Crimson Tide de Alabama) no pudo disfrutar en un 100% la espectacular temporada de Nick Saban y sus dirigidos, incluyendo al Heisman, Devonta Smith. En fin, podemos decir que la temporada 2020 nos ha dejado un poco “vacíos”. Todas estas históricas tradiciones están por pegar la vuelta..

La llegada de la vacuna ha devuelto las esperanzas de tener público en las tribunas. La masiva vacunación en los Estados Unidos ha hecho posible lo que el 2020 nos quitó. Varias universidades han confirmado la vuelta a la normalidad. Entre ellos se encuentran los últimos campeones que a través de Twitter confirmaron que Alabama tendrá capacidad completa para defender su título. Pero claro, los de Tuscaloosa no pudieron aguantar a septiembre y para su tradicional “juego de primavera” abrieron sus puertas para 48,000 personas. Siempre dando el primer paso Nick y compañía. 

Por otra parte, Clemson, Texas y Oklahoma se suman a los ya confirmados. También, la mayor parte de los equipos de la SEC pretenden la vuelta total. En LSU ya han avisado que el uso de tapabocas no será necesario. A pesar de que aún no hay planes oficiales todo indica que de no haber problemas relacionados con la pandemia, esta realidad será finalmente confirmada para el inicio de la temporada. 

Otra gran noticia se dio hace algunas pocas horas. Los equipos del Pac-12 anunciaron oficialmente la vuelta del público. Esta conferencia fue junto con la del Big Ten los que más sufrieron la falta de espectadores. La mayoría de los estadios no permitieron el ingreso de sus fans ni con capacidad limitada. La espera terminó. Salvo Stanford, de quien se espera la oficialización en breve (permitió capacidad limitada en el “spring game”), el resto de los programas han anunciado la vuelta a la normalidad. Entre ellos, se encuentran Oregon, UCLA, USC y Cal, en donde el director del programa anunció que un 95% de los fans ya renovaron su abono para la temporada. 

La Big Ten también parece tener un final feliz. La mayoría de las universidades han dado el visto bueno, incluyendo , Penn State, Ohio State, Illinois, entre otros. En el caso de Michigan, ya se ha avisado que a partir del 1 de julio, todas las restricciones serán eliminadas. El estadio más grande de fútbol americano colegial volverá a estar colmado. 107 mil personas esperan ansiosas para ocupar sus asientos después de mucho tiempo. 

El 2020 dejó una imagen muy inusual de este deporte. No podemos esperar a que el 2021 reciba a cientos de miles de fans cada sábado para que recordemos de qué se trata el College Football realmente. Falta poco….

Foto: Matt Sniegowski.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top