EZ Plays

EZ Legends: The Helmet Catch

«It’s probably the luckiest play in NFL history. No one really blocked anybody, I’m almost sacked, just kind of rolled out, throw it up for grabs, and David Tyree catches it off his helmet. That’s how we drew it up in practice. I never thought it would work, but sure enough, it did.» -Eli Manning, 2017-

En el fútbol americano, como en todo deporte, hay jugadas que pasan a la historia por su importancia en un partido. Hay jugadas que quedan en el recuerdo por ser espectaculares. Hay jugadas que pasan a la inmortalidad por que son inesperadas. Y después están las jugadas que todos tenemos presentes en nuestra memoria porque combinan las tres; son importantes, espectaculares e inesperadas. Pero lo más maravilloso es que nunca sabemos quién, dentro de los 53 jugadores de un roster, va a ser el que se convierta en el héroe con el que nadie contaba.

En el SuperBowl XLII fue David Tyree quien tuvo la fortuna de estar en el momento justo, en el lugar indicado. Luego de ese día, nadie en el mundo de la NFL olvidaría su nombre. En particular, los fánaticos de los New York Giants y New England Patriots, equipos que animaron ese dramático tazón.

El Hombre

David Tyree nació en Nueva Jersey en 1980. Comenzó a jugar al Football en el Instituto de Montclair y, cuando llegó la hora de partir hacia la universidad, llevó su talento a Syracuse University. Su paso por Syracuse, donde fue receptor abierto titular durante los 4 años, no fue muy destacado. Tyree sumó 75 recepciones, 1214 yardas y 6 anotaciones que, si bien no son malos números, tampoco es lo que se espera de un WR1. Tyree mostró además cierta habilidad para devolver patadas, logrando anotar en 1 de las 4 patadas que pudo devolver. De todos modos, entrando al draft del año 2003, había mejores opciones que Tyree en la posición. Antes de que los Giants lo elijan en la 6ta ronda con la selección global nro. 211, se fueron 26 receptores abiertos.

David Tyree anotando un TD para la Universidad de Syracuse (syracuse.com | The Post-Standard)

En la NFL tampoco tuvo grandes números como receptor. Del 2003 al 2006, nunca superó las 20 atrapadas en una temporada. Apenas pudo anotar 4 TD´s y su mejor porcentaje de atrapadas fue de 58.8%. Por este motivo, en la temporada del 2007 no tuvo mucha participación a la ofensiva. Solo 4 recepciones y 35 yardas. En los playoffs de la misma campaña tampoco fue muy utilizado por su equipo. Una sola recepción en la final de conferencia fue toda su producción hasta el SBXLII. Tom Coughlin, entrenador en jefe de los Giants esa temporada, contó años más tarde que en la última práctica previa al Super Bowl, Tyree había dejado caer muchas pelotas. Pero la noche del 3 de febrero del 2008 todo iba a ser distinto.

El Rival

Como en muchos de los momentos importantes de la NFL en el siglo XX, uno de los equipos protagonistas eran los New England Patriots de Bill Belichick y Tom Brady. Para ese entonces, los Pats ya habían ganado 3 anillos (01-02, 03-04 y 04-05). Pero estos Patriots tenían un condimento adicional. Llegaron al Super Bowl con un récord de 18-0. Estaban a una victoria de igualar lo que solo los Miami Dolphins del 72’ pudieron lograr: la temporada perfecta.

Los fanáticos de los Patriots durante el último partido de la temporada regular del 2007 (Stephan Savoia/Associated Press)

Los Patriots llegaron al juego favoritos por 12 puntos en las apuestas. Eran un equipo imbatible. Más aún para unos Giants que habían entrado a playoffs en el con un comodín gracias a su récord de 10-6. De hecho, ambos equipos se habían visto las caras en la temporada regular 2007 y los Patriots se llevaron el juego por 38-35. Como ya todos sabemos, Eli Manning, David Tyree y los Giants tenían otros planes para el Super Bowl.

El Partido

El Super Bowl tuvo lugar en el University of Phoenix Stadium; la casa de los Cardinals, en Arizona. New York tomó ventaja en el drive inicial gracias a un gol de campo. Rápidamente, los Patriots respondieron con un acarreo de Lawrence Maroney. El primer tiempo no vio más puntos y el resultado al descanso era favorable a New England por 7-3. Después de una primera mitad con pocas emociones, Tom Petty hizo vibrar al University Phoenix Stadium en el tradicional show de medio tiempo.

El tercer cuarto se mantuvo libre de puntos también. Recién en el último periodo, los Giants pudieron anotar y ponerse al frente. Eli Manning conectó con… David Tyree para un TD de 5 yardas. Si, el jugador que hasta esa noche llevaba 5 recepciones anotaba para darle la ventaja a su equipo. Pero eso no sería todo. Con 2:45 en el reloj, un pase de Brady para Randy Moss devolvió la ventaja a los Patriots. 10-14 perdían los Giants cuando tomaron la pelota en su propia yarda 17 y fueron en busca de la gloria. El equipo neoyorquino llevó el balón hasta la 37. El tiempo corría. En los primeros dos downs, New York consiguió solamente 5 yardas.

El TD de Randy Moss para adelantar a su equipo (Harry How/Getty Images)

La Jugada

3era oportunidad y 5 yardas en campo propio. 1:15 en el reloj. En el estadio se podía sentir la tensión. Shaun O´Hara (C) le centró el balón a Eli Manning y se desató la catástrofe. Los dos extremos defensivos (DE) de los Patriots, Richard Seymour y Jarvis Green fueron a la caza de Manning. La línea ofensiva de los Giants no pudo aguantar y, en cuestión de segundos, colapsó la bolsa. Green llegó a sujetar a Eli del hombro mientras Seymour lo tomaba del jersey. Manning, como si su vida dependiera de ello, logró evitar el sack de alguna manera y, trastabillando, retrocedió unos pasos. Con ellos generó suficiente espacio para lanzar la pelota. El pase iba dirigido al medio del campo cerca de la yarda 25 de los Patriots.

Allí estaba David Tyree que, en el aire y con sus brazos plenamente extendidos, tomó la pelota con sus manos. Por supuesto, no estaba solo. El Safety Rodney Harrison saltó con él e impactó su brazo izquierdo, sacándolo del balón. Increíblemente, Tyree hizo presión con la pelota contra su casco y mientras caía pudo aferrarse al ovoide, nuevamente con ambas manos. Así evitó que la bola toque el suelo y pudo hacer la atrapada. Los Giants tenían 1y10.

David Tyree asegura la pelota contra su casco (Sports Illustrated/Getty Images)

Después del Milagro

Pocas jugadas más tarde, el WR Plaxico Burress recibió un pase de Eli Manning, marcando así el 17-14, resultado final del encuentro. New England tuvo una vez más la pelota pero sin éxito alguno. Los Giants lo habían conseguido. Hicieron posible lo imposible. Esa es la magia de la NFL. Cada tanto nos regala esos partidos que nadie vio venir. Esos que aún hoy, 12 años más tarde, la gente se sigue preguntando como sucedieron.

Plaxico Burress recibe el pase de Eli Manning para anotar el TD que le dio la victoria a los Giants (Paul Buck / European Pressphoto Agency)

Antes de ser bautizada como “The Helmet Catch” (la atrapada con el casco) la jugada tuvo otros nombres tentativos. “The Escape and Helmet Catch”, “the E-mmaculate reception”, “The Double Miracle” y “The reception That Ended Perfection” son los que más fuerza tomaron antes de que el analista Bill Simmons le de el nombre que lleva hoy en día. El propio David Tyree sugirió que la jugada puede ser recordada como “David & Eliath”. Haciendo alusión a un episodio bíblico.

La jugada recibió el premio ESPY (Excellence in Sports Performance Yearly Award) a la mejor jugada del año 2008. Cierto galardón se otorga considerando temporada regular y postemporada de los 4 deportes principales de los Estados Unidos (Fútbol americano, Básquet, Beisbol, Hockey sobre hielo). Además está listada por la cadena Fox Sports como la mejor jugada de la historia de los Super Bowls. Como si esto fuera poco, la NFL colocó a “The Helmet Catch” como la 3er mejor jugada de toda la historia.

Eli Manning anunció su retiro el 24 de enero de este 2020 (Adam Hunger/AP)

Los protagonistas de la jugada tuvieron futuros muy distintos. El de Eli Manning lo conocemos todos. Siguió vistiendo la nro 10 de los Giants, oficiando de QB hasta mediados del año pasado cuando fue reemplazado por Daniel Jones. En enero del presente año, Eli dijo adiós a la liga. Contando la victoria del Super Bowl XLII, Manning levantó el trofeo Vince Lombardi 2 veces. La 2da fue 4 años más tarde, también ante los Patriots. Por su parte, después de su momento de gloria, David Tyree nunca más recibió un pase en la NFL. Ese 3 de febrero fue la última vez que se puso, oficialmente, la camiseta los de Gigantes de Nueva York.

Lo más llamativo de la jugada es que de no ser por ella, el paso de Tyree por la NFL habría sido sin pena ni gloria. Pudo haber sido uno de los tantos nombres que cada año llegan a la liga y años más tarde quedan en el olvido y en alguna base de datos que nadie visita. Pero casi como si alguien lo hubiera guionado, esa noche de febrero del 2008 en Arizona, Tyree dio un salto a la fama. Un salto que quedó para siempre grabado en la memoria de todos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top