NFL Teams

La Tragedia De Los New England Patriots

La historia que ha marcado el inicio del siglo en la NFL han sido los New England Patriots. Durante 20 años los Patriots han dominado la liga llegando a 9 Super Bowls y ganando 6 de ellos, esto sin contar las finales de conferencia que han estado presentes y las múltiples victorias en playoffs. Nadie pensó que un equipo que había perdido dos Super Tazones previamente se convertiría en el equipo más dominante en la historia de la liga. Hablar de los Patriots se ha convertido en un sinónimo de historia por el camino que han forjado: firmaron al mejor head coach de la historia, Bill Belichick, reclutaron al mejor mariscal de campo de la historia, Tom Brady, y llevaron a un equipo que había estado en la penumbra a ganar 6 campeonatos igualando a los Steelers como los equipos con más campeonatos de la liga. Sin embargo, el imperio que mantuvieron durante todos estos años tenía que acabar en algún momento. Hace un par de días, el receptor de Nueva Inglaterra, Julian Edelman, campeón de tres Súper Tazones y nombrado MVP en uno de ellos, anunció su retiro de la NFL, lo que significó el fin total de la dinastía de los New England Patriots. Pero, ¿por qué pasó esto? ¿Qué sucedió para que este equipo se desmoronara por completo?

Después de que los Patriots perdieran el Super Bowl LII, muchos afirmaban que la dinastía se había terminado, que los Pats no volverían a ganar otro anillo y que, tanto Brady como Belichick, estaban cerca del retiro. Estos rumores se dispersaron de inmediato cuando en la temporada de 2018 los Patriots conseguirían su sexto campeonato de la liga. Lo que no sabíamos es que este sería el inicio de un declive por parte del equipo. Un panorama muy gris para Nueva Inglaterra se aproximaba y nadie lo veía venir.

En la temporada de 2019, los Pats demostraron una ligera baja de juego, principalmente por la falta de talento en el roster; aun así, pudieron asegurar su pase a los playoffs en ronda de comodines. Fue en los playoffs donde las cosas no volverían a ser igual: los Titanes de Tennessee eliminaron a los Patriots en ronda de comodines, donde se vio a un equipo flojo, sin versatilidad y con nula capacidad de reacción; un mal partido reflejó todos los errores que los Pats arrastraban desde hace tiempo. 

Foto: TV Max

Llegamos a 2020, que es considerado el peor año según la afición Patriota por los problemas que sucedieron durante la temporada. La eliminación de playoffs pudo ser una advertencia sobre la caída pronosticada de los Pats, pero hubo un hecho que dio una estocada fatal para New England: la salida de Tom Brady del equipo. Brady decidió dejar Nueva Inglaterra aparentemente por el nulo talento del equipo y las diferencias entre él y Bill Belichick; cosas que acarreaba desde hace tiempo. Además, se anunció que Tom jugaría con los Tampa Bay Buccaneers por un par de temporadas, dejando al coach Belichick y a un equipo completo sin el arma ofensiva más importante de su historia. Con esto se confirmaba el fin de la dinastía Brady-Belichick; significaba la caída de los New England Patriots.

La salida de Brady no fue el único dolor de cabeza en Nueva Inglaterra, sino que el equipo y toda la liga fue afectada por la pandemia causada por el Covid-19, posponiendo entrenamientos y reuniones; ejemplos son el Draft y juegos de pretemporada. Era evidente que los Pats necesitaban generar una nueva identidad para competir en la temporada con los recursos limitados en el plantel, sin contar los jugadores que decidieron no participar en el año. Fue en esta búsqueda de talento que los Patriots decidieron hacerse de los servicios de Cam Newton como un reemplazo temporal e inmediato para resolver la posición de quarterback, pero también necesitaban parchar otras áreas que eran de necesidad urgente. Con todas estas complicaciones inició la temporada 2020, y era una incertidumbre cómo iba a desempeñarse el equipo después de cambios tan radicales.

Al inicio de la temporada, los Pats demostraron un nivel considerable compitiendo con equipos superiores en cuanto a talento, pero no era lo suficiente para asegurar una victoria. En el transcurso de los partidos se notaba cada vez más la falta de talento y una variedad de jugadas muy limitada debido también a la calidad de los jugadores. Algunas de las victorias que consiguieron se debieron al mal desempeño del equipo rival y no por méritos propios de los jugadores, donde, en un buen drive o en una jugada explosiva, el equipo rival pudo agregar otro marcador negativo a los Patriots. Estos resultados terminaron en un récord de siete victorias y nueve derrotas para Nueva Inglaterra, siendo la segunda temporada perdedora en la era de Bill Belichick desde el 2000. Era oficial que no volverían las épocas de oro para New England. Los errores eran evidentes: malas decisiones en el draft, la salida de jugadores clave en agencia libre, la poca variabilidad en ofensiva y en defensiva, contratos de jugadores de poca calidad y el desgaste de la plantilla titular son factores que definen el porqué de los actuales New England Patriots.

Foto: Slate

No sabemos actualmente qué va a suceder con los Patriots ni cuál va a ser su destino en los próximos años; no hay un futuro seguro para que los Patriots se puedan recuperar; tal vez, no se vuelvan a recuperar, al menos en mucho tiempo. Hace poco trajeron jugadores en agencia libre para esconder algunos huecos en el equipo, pero no sabremos si estos parches funcionarán. Hay un debate sobre qué es lo que harán los Patriots en el Draft de 2021, si deberían tomar un mariscal en una selección alta o armarse con el mejor talento disponible. Existen más dudas que respuestas para los Patriotas, y eso son los New England Patriots: un equipo lleno de incertidumbre y un futuro totalmente nublado.

¿Cuál es el punto de la caída de los Pats? ¿Qué pasará con el equipo? ¿Volverán a ser ganadores como antes? Dejen sus opiniones en los comentarios.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top