Heinz Field en Pittsburgh, PA. Foto: Joey Gannon, Flickr.
General

NFL y la inflación: ¿algo lejano o una realidad?

Heinz Field en Pittsburgh, PA. Foto: Joey Gannon, Flickr.

Para muchos países la palabra “inflación” es parte del vocabulario mensual/semanal/diario, para otros, es una palabra que está en el diccionario y, en términos económicos, algo que nunca han visto. Posiblemente en estos últimos 2 años, la población que nunca había escuchado esa palabra, ahora la conoce. En EE.UU., un país que acostumbra a tener tasas de inflación anuales cerca del 2% o menos, se está dando que esa tasa llega al 8.3% interanual (últimos 12 meses. Fuente: Statista). ¿Puede este fenómeno afectar a la NFL? ¿De qué maneras? 

Sin entrar demasiado en términos económicos, la inflación es -básicamente- la suba de precios de un producto o servicio. Esto produce que el  dinero pierda valor, ya que antes con lo que te alcanzaba para comprar un producto, ahora te falta un poco más para comprarlo.

Habiendo aclarado esto, los EE.UU. están transitando un período de inflación que sólo unos pocos han vivido hace muchos años. La tasa de 8.3% interanual es demasiado elevada para los estándares del país. Es la tasa más alta en más de 40 años. Sin entrar en causas ni debates que producen este fenómeno, ¿puede la inflación afectar a la NFL?

Y la respuesta es: sí. Así como todos los rubros, de alguna manera u otra, positiva o negativamente, la inflación afecta a la mayoría.

Veamos un ejemplo sencillo. ¿Cuál es el contrato de mayor cantidad de años en la NFL? El de Patrick Mahomes. En el 2020 firmó una extensión de contrato que lo liga hasta 2031 (inclusive) con los Chiefs. Miremos los números de su último año de contrato: $38 M de base, $13.9 M de roster bonus, $550.000 de workout bonus y cap hit de $52.45 M.

Parecen números elevadísimos, ¿no?. Sobre todo el cap hit de más de 50 millones de dólares. Ahora, supongamos que la economía estadounidense tardará la misma cantidad de años en recuperarse (de la inflación) que la duración del contrato de Mahomes. 

Supongamos las siguientes tasas anuales de inflación:

2022: 8%

2023: 7%

2024: 6%

2025: 5%

2026: 4.5%

2027: 4%

2028: 3.5%

2029: 3%

2030: 2.5%

2031: 2%

Después de hacer unas cuentas, el salario de Pat Mahomes ajustado a la inflación para su último año de contrato da lo siguiente:

$55.29 M de salario base, $20.2245 M de roster bonus, $800.250 de workout bonus. Si proyectamos el cap hit con la tasa de inflación de cada año daría un $76.31475 M.

Bastante diferente, ¿no?. Como las cláusulas y los contratos de la NFL son confidenciales, es imposible saber si se incluyó o no algo con respecto a la inflación. 

Pongámoslo más simple todavía. Aaron Rodgers cobró en la temporada pasada unos $22,364,706 en efectivo (según Over The Cap). Si suponemos que ese efectivo lo cobró exactamente hace 1 año, el ajuste por inflación de esa suma daría un total de $24.220.977. Son casi $2 millones de dólares más. En una liga donde el dinero abunda, no parece tanto, pero para muchos jugadores el ser o no el mejor pago de la liga, por mucha o poca distancia, el ser reconocido por tu contrato, implica mucho. 

Si tomamos el dinero en efectivo que cobró Rodgers el año pasado, podría haber ido a las famosas tiendas de todo por 1 dólar y podría haber comprado un total de 22.364.706 cosas (más impuestos en este caso). Con ese dinero en estos tiempos, Rodgers irá a la tienda que ya no es de todo por 1 dólar, sino que es todo por 1.25 y podrá comprar sólamente 17.891.764 cosas (más impuestos). 

Tal vez las noticias de que jugadores compren propiedades en ciudades donde no juegan sean cada vez más frecuentes. Tal vez muchas de ellas sí sean porque efectivamente dicho jugador va a vivir en esa ciudad, pero tal vez ahora sea simplemente para que el dinero en efectivo no pierda valor. La compra de inmuebles es una de las mejores maneras de cuidar el dinero. 

No sería nada extraño que muchos jugadores comiencen a firmar contratos cada vez más cortos para que el valor del dinero del futuro no sea un factor negativo. Otra consecuencia podría llegar a ser el pago del contrato que involucre otras modalidades como las cripto monedas u otros instrumentos financieros. Hoy en día son pocos los profesionales que decidieron cobrar su salario en criptomonedas, pero tal vez en un futuro esta sea la mayoría.

El cap space viene aumentando año tras año por la evolución de la liga. ¿Aumentará aun más por la inflación? ¿Los tickets para los partidos costarán más? Son preguntas que el tiempo irá respondiendo.

Yendo a los fanáticos, cuando la billetera ajusta, los consumos cambian. No sería nada extraño que haya un descenso por los ingresos en camisetas vendidas (merchandising en general), entradas a los estadios y demás. Tal vez la persona que pagaba una buena suma de dinero para ver a su equipo, ahora siga yendo al estadio pero pague una entrada por un asiento más económico. La venta de comidas y bebidas dentro de los estadios puede caer y esto afecta principalmente a los clubes, ya que es una de sus mayores fuentes de ingresos.

Por lo pronto, algunos contratos como el de Mahomes, o mismo el de la NFL con ESPN para las transmisiones de algunos partidos, o el de Tom Brady con Fox, entre otros, que por estos días nos parecen de cifras inimaginables, podrán quedar muy “imaginables” en un futuro cercano.

NFL y la inflación: ¿algo lejano o una realidad?

Más populares

To Top