Draft NFL

Resumen del draft 2021: New York Jets

Zach Wilson, primer pick del Draft 2021 New York Jets

El draft ha sido en la última década uno de los momentos favoritos para los seguidores de los NY Jets, ya que año tras año la franquicia necesita reconstruir prácticamente la totalidad del roster. Este año no iba a ser distinto, ya que tras un record de 2-14 la plantilla contaba con múltiples agujeros que debían ser tapados. El encargado de esta difícil tarea es Joe Douglas, quien afrontaba su segundo draft al cargo del equipo, con el objetivo de terminar de ganarse el respeto de los seguidores, que confían ciegamente en el tras su buen hacer en el corto periodo de tiempo que lleva en el cargo.

El draft de los NY Jets comenzaba con el segundo pick, y como no podía ser de otra manera, cumplieron con las predicciones y seleccionaron a Zach Wilson, QB de BYU. Podríamos pasarnos horas discutiendo sobre si es el QB2 de este draft o no, pero la realidad es que es el jugador que mejor encajaba en los esquemas de ataque de Lafleur (su OC), y por ello considero que tomaron la decisión adecuada al draftearlo a él y no a otro. Su habilidad de lanzar en movimiento desde plataformas no idóneas le hacen ideal para el tipo de ataque que implementarán los Jets.

Quizás la única duda que se le puede plantear al equipo con Wilson, es que ha tenido mucho tiempo para lanzar gracias a la buena OL que tenía en BYU. Los pockets de más de 5 segundos que disponía en college van a desaparecer en la NFL, al liderar a un equipo que contaba con una OL un tanto floja, sobre todo por el interior. Es por esto, que Douglas tenía claro que reforzarla debía ser la prioridad número 1, y por ello entregó sus dos terceras rondas a Vikings a cambio de subir 9 puestos y una cuarta ronda. Un movimiento agresivo, pero que les salió perfecto, ya que draftearon al mejor G del draft en Alijah Vera-Tucker, quien será un titular desde el día 1 en la línea de Jets gracias a la fuerza y la agilidad que le caracterizan.

Alijah Vera-Tucker, segunda selección en el Draft 2021 New York Jets.
Alijah Vera-Tucker en USC
(Foto: AP Photo/Rick Scuteri, File)

En el segundo día del draft, los NY Jets solo hicieron un pick, seleccionando en la segunda ronda a Elijah Moore, WR de Ole Miss. Si antes le daban protección a Zach, ahora le entregan una de las armas mas peligrosas del draft desde el slot, un jugador dinámico que podría tratar de imitar el papel que tenía Deebo Samuel en 49ers.

El tercer día del draft comenzaba con los Jets seleccionando a Michael Carter, RB de North Carolina. Robert Saleh describió al jugador como alguien explosivo y divertido de ver, se une así a un backfield con el recién llegado Tevin Coleman y tan solo un par de proyectos, por lo que podríamos ver disfrutando de snaps desde principios de su carrera.

Justo después de este pick, el draft de los Jets cambió por completo. Dejamos atrás los picks ofensivos y nos metemos de lleno en una sucesión de picks para reforzar la secundaria, siendo el primero de ellos Jamien Sherwood, LB de Auburn. A pesar de jugar en college como S, no tiene las habilidades de cobertura requeridas en la NFL, por lo que todo apunta a que Saleh lo moverá a su gusto por el campo, aunque podríamos ver la mayoría de sus snaps como OLB. Le costará hacer la transición, pero tiene las condiciones atléticas requeridas.

Para continuar la quinta ronda, los Jets no se pudieron contener y tuvieron que draftear a Michael Carter II, DB de Duke, para así crear la confusión entre los comentaristas cada vez que ambos rookies estén sobre el campo. Carter es un Cb pequeño pero muy rapido, por lo que seguramente le veamos competir con Guidry por el puesto de Nikel.

Los Jets usaron su ultimo pick de quinta ronda en Jason Pinnock, un CB de Pitts que estaba destinado a ser de esos talentos que salen a finales de draft o incluso UDFA, pero Douglas no quiso arriesgarse a perderlo y lo eligió aquí. Pinnock es un CB que tiene la velocidad y la altura para ser un buen CB exterior en la NFL, pero debe mejorar mucho en su velocidad de procesamiento. Por suerte eso es algo en lo que Saleh puede trabajar, y debemos recordar un CB de Pitts drafteado en 2007 que a los Jets les salió terriblemente bueno.

En sexta ronda no cambiaron de parecer, y siguieron drafteando DBs para asegurar su secundaria. En este caso, el pick fue Hamsah Nasirildeen, quien ha jugado durante sus años de college como S para Florida State, aunque los Jets lo han apuntado como LB. Durante 2019, apuntaba a ser seleccionado bastante antes, pero tras una temporada negativa ha caído hasta este pick de jets, quienes podrían estar llevándose uno de los robos del draft si consiguen desarrollar a un jugador que tiene la capacidad atlética necesaria para destacar en la NFL.

La lista de refuerzos para la secundaria se cerró en Jets con su segundo pick de sexta ronda, al draftear al CB de Kentucky Brandin Echols. Estamos ante un jugador que a pesar de no tener el tamaño optimo, es capaz de jugar muy duro y de dejarnos con la boca abierta ante algunas jugadas que hace. El problema con Echols es que estos flashes no se han trasladado en productividad, y además es bastante probable que se tenga que mover al slot en la NFL.

El último pick de la franquicia llegaría también en esta ajetreada sexta ronda, al seleccionar a Jonathan Marshall, DT de Arkansas. Podemos esperar casi con total seguridad que no veremos a Marshall en sus primeros meses en la NFL, ya que es un jugador que tiene mucho trabajo por delante para ganarse un hueco en un equipo NFL. Su productividad en college ha sido baja, y solo jugó como titular en su último año. Lo bueno de este pick es que su capacidad atlética es inmensa, por lo que si Saleh consigue desarrollarlo técnicamente, puede que acabe siendo un jugador importante para el equipo.

En resumen, podemos decir que el draft de los NY Jets ha tenido dos partes muy diferenciadas. En la primera, Joe Douglas se aseguró de conseguir a su QB y de acompañarlo con 3 piezas de impacto inmediato. Después de eso, centró todos sus esfuerzos en la defensa, llenando la secundaria de talento joven aún por desarrollar, basándose por lo general en la premisa de capacidad atlética por encima de productividad en college.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top