NFL

Rumbo al 2021: Atlanta Falcons

«No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda.» Bob Marley

Éste 2020 ha sido la prueba más difícil que todos hemos enfrentado en nuestra vida, algo que solo pensábamos solo sucedería en la mente retorcida de los directores de cine y la vida como la conocíamos dió un giro de 180°. Eso incluye una atípica temporada donde todos los fanáticos de la NFL vieron tambalearse en más de una ocasión una Liga que supo hacerle frente a un problema de impacto mundial que terminó con muchas temporadas deportivas incluyendo los JJ. OO. que parece verán la luz éste año.

La planificación del 2020 para los Falcons fue una apuesta muy arriesgada, quizás demasiado, al prescindir de forma sorpresiva de Desmond Trufant para apostar por A J Terrell, CB llegado en el Draft como titular. Cometieron además errores bastante absurdos como haber dejado ir a Devonta Freeman y Austin Hooper gratis, cuando se habían ofrecido selecciones del Draft por ambos jugadores. Se siguió apostando por la misma fórmula con Dan Quinn como HC, Koetter como OC y Raheem Morris como DC, pero si apuestas por una fórmula que se comprobó que no dió éxito (salvo por el final de la temporada anterior, aquel 6 – 2 después del Bye Week) estás destinado al fracaso, y así fue. La temporada de los Falcons terminó desde la semana 2. Aquella derrota ante los Cowboys, minó cualquier esperanza de Playoffs para nuestra afición, y a partir de ese momento, se empezó a exigir la destitución de Dan Quinn como Head Coach. La gota que derramó el vaso fue la derrota ante los Panthers, en la semana cinco, para firmar uno de los peores inicios de temporada en la historia de la franquicia.

Foto: Jamie Squire/Getty Images

Con la temporada prácticamente concluida, Arthur Blank anunció el fin del régimen de Thomas Dimitroff y Dan Quinn. Se iniciaría la búsqueda de una nueva dupla cuya misión es no sólo llevar a los Falcons a los primeros planos, sino mantenerlo de forma constante como contendientes. Se anunció a Morris como HC interino hasta final de la temporada, Koetter increíblemente se mantuvo y nuevamente la dupla Morris / Ulbrich se hacía cargo de una Defensiva que, sobretodo en la zona de los CB y S había sufrido demasiado en coberturas de pase. Con Morris al frente, los Falcons mostraron mejoría, ganando ante los alicaídos Vikings, a Carolina y a los Broncos. Otro de los raros movimientos que vimos en la temporada pasada se repitió al anunciarse la baja (no sorpresiva) de Takkarist McKinley un elemento que fue decepcionante para haber sido 1ra Ronda. La mejor exhibición de la temporada sin duda alguna fue la aplastante victoria en casa ante los Raiders donde la Defensiva lució impresionante y la ofensiva se mostró eficaz; fuera de eso, poco puede destacarse en una temporada negra para un año que ha vuelto a quedar a deber en lo colectivo. Aunque la afición sigue confiando en el talento que han mostrado algunas piezas en lugares claves ,que podrían significar un futuro no tan ominoso como lo ha sido Atlanta después del medio tiempo de aquel fatídico Super Bowl LI, una herida que parecía lejana para cerrarse hasta que terminó la temporada para el equipo.

Foto: AtlantaFalcons.com

A la ofensiva Matt Ryan mantuvo hasta donde pudo al equipo tratando de pelear, siguió siendo el mejor jugador del ataque de los Falcons durante el 2020 sumando su décima temporada consecutiva superando las 4,000 yardas por aire (4,581) para 26 TD y tan solo 11 INT. Esto a pesar de una línea ofensiva que sigue permitiendo muchas capturas y sera un reto a vencer para nuestro nuevo HC. Por tercera temporada la linea permitió más de 40 capturas (41), un número demasiado elevado para un equipo que aspire por un lugar a Playoffs. En el cuerpo de WRs Julio batalló con lesiones toda la temporada y con él a la baja la responsabilidad recayó en Calvin Ridley que cumplió con creces logrando superar más de 1,000 yardas por aire (1, 374) y 9 TD. El juego terrestre volvió a sufrir bajo el esquema de juego de Dirk Koetter, donde (y hay que poner el dedo en la llaga) se percibía muy poca imaginación. Todd Gurley funcionó muy bien en la primera parte de la temporada (salvo aquella patética jugada en la Red Zone de los Lions) para después desaparecer durante la segunda mitad. Ito Smith terminó por consolidarse en esa difícil parte convirtiéndose en una posición en la que es necesario reforzar este Offseason. De la línea ofensiva necesitaríamos hablar ya que, por más esfuerzos que se han hecho reforzando vía FA y Draft, sigue teniendo problemas para mostrar dominio ante un claro cambio en el prototipo de las líneas defensivas, cada vez más ágiles y difíciles de contener .Con ello se suma la cada vez más cercana partida de Alex Mack, cuyo inminente arribo a FA es casi un hecho. Kaleb McGary después de una primer buena temporada ha encendido los focos rojos después de un intermitente segundo año y, otro que parece no será renovado, James Carpenter, hacen del Guard, otro foco de alerta para éste Offseason Punto y aparte merece la acertada contratación de Hyden Hurst, su historia de vida, es un claro ejemplo de que no nos podemos dar por vencidos y este año ha demostrado que la posición está bien cubierta a falta de un buen backup, hizo que la afición olvidara y perdonara la salida inexplicable de Austin Hooper.A la Defensiva la línea frontal se comportó de buena forma mejorando mucho deteniendo el juego terrestre, y el único detalle para mejorar sigue siendo, y no es novedad, el DE, Dante Fowler quedó a deber éste año, registrando únicamente 3 capturas cuando se esperaba que llegara al doble dígito, hace que sea uno de los candidatos a salir quizás con designación después del 1° de junio.

Foto: AtlantaFalcons.com

Otra de las posiciones que desde hace algunas temporadas necesita mejoría es la posición de CB, donde si bien se espera que regrese Darqueze Dennard, AJ Terrell mostrando que fue una buena primera selección del Draft del 2020, necesita pulir un poco más a los jugadores que están detrás de ellos. La posición de S es otra que llama la atención. Ante la baja de Ricardo Allen y la posibilidad de que Keanu Neal llegue a la FA preocupa a la afición , pues Neales un excelente jugador aunque las lesiones han sido su principal rival, Si los Falcons lo buscan retener aunque sea un año más la etiqueta de jugador franquicia podría quedarle bien. Donde Atlanta puede estar tranquilo es en la posición de LB Deion Jones y el inesperado surgimiento de Foye Oluokun aunado a una buena presentación de Mykal Walker, pueden dejar tranquila a la afición.Otra de las sorpresas, aunque no para su servidor, fue la actuación del coreano Younghoe Koo, toda una garantía como K y un muy buen ejecutante de la patada corta como lo vimos en el juego ante los Saints.A principios de este 2021 se anunció la nueva era para los Falcons, Arthur Smith fue anunciado para ser el nuevo HC del equipo y de inmediato inició una limpia total en todo el staff de coacheo. Días después se anunció la llegada de el nuevo GM del equipo Terry Fontenot.

Esta contratación llegó con alguna dosis de controversia al venir procedente del odiado rival deportivo los NO Saints, pero desde el primer día, tiene la misión muy en claro. Llevar a los Falcons a los primeros planos y volverse un equipo contendiente en cada una de las temporadas en el futuro inmediato; pero la misión no será fácil, al menos al inicio. A pesar de contar con uno de los más fáciles calendarios de la NFL en el papel, el primer problema que enfrenta este nuevo régimen es la falta de espacio en el Salary Cap. Con aproximadamente 13 millones por encima de lo que se proyecta (entre 185 y 188 mdd) ,gracias a las bajas de Ricardo Allen, Allen Bailey y Kurt Benkert, hacen inminente la salida de tres o incluso más jugadores para lidiar con estos problemas de Cap. Este Offseason para los Falcons pinta muy movido en cuanto a cubrir necesidades importantes se refiere.Aunque genere mucha polémica, la posición de QB es una de ellas. Actualmente sólo se cuenta con Matt Ryan en la posición debido a la baja de Kurt Benkert y al muy probable retiro de Matt Schaub, dejando abierta una o dos vacantes. Aquí la línea ofensiva es otro punto que será nota en los próximos días. El RB también podría reforzarse en caso de no volver a firmar a Todd Gurley y dejar ir a Hill, los Falcons contarían con Ito Smith y Qadree Ollison como opciones en el RB.

La Defensiva necesita encontrar un buen Pass Rusher, independientemente de si sigue o no Fowler, aquí tendremos la posibilidad de firmar a alguien que pueda darle solidez a una posición que urge continuidad. De igual forma, la zona profunda muy probablemente vea arribo de más de un jugador, es aquí donde hay nuevamente una asignatura urgente para cubrir con calidad los posibles huecos que se generen.Hablar del futuro de Atlanta es incierto, no podemos decir que se está reestructurando porque partirán con una base qu fue cimentada por la dupla Quinn/Dimitroff, así que no podemos hablar totalmente de un nuevo comienzo, pero si de la posibilidad de pulir lo que ya tenía el equipo y llevarlo al siguiente nivel. La mayoría de los jugadores llegaron al equipo después del Super Bowl LI así que podemos decir que no será más una excusa para cualquier posterior fracaso.En el staff de Coacheo se puede decir que, en el papel, se ha hecho un buen trabajo, destacando la llegada del nuevo DC, Dean Pees, cuya carta de recomendación es hacer de los Ravens una poderosa Defensiva. Del lado ofensivo la responsabilidad será del propio Smith en apoyo de Dave Ragone.

Foto: AtlantaFalcons.com

El futuro es siempre un lugar incierto y más a la hora de visualizar qué será de la temporada de la NFL, si los planes de una temporada con 17 juegos se afianzan, los Falcons tendrían el tercer calendario más fácil de la NFL. Esto no es garantía de éxito desde luego, y también podría darnos un panorama muy engañoso para medir posteriores temporadas. Con esto en mente podemos decir que será una buena forma para iniciar el proyecto de reconstrucción qué bien veríamos en plenitud pasados dos o tres temporadas, libres de problemas de Salary Cap, con miras a volar muy alto y olvidar los tristes años que dejaremos atrás.Para éste Draft se especula, con justa razón, los movimientos que podrían hacerse. Por un lado suena muy tentador elegir un QB para aprovechar ésta generación donde hay mucho talento e ir cimentando un proyecto a mediano y largo plazo; por otro lado, también la posición que se tiene podría traer beneficios con un Trade Back, e ir juntando selecciones para, a partir del año entrante, ambas situaciones son muy interesantes aunque para un servidor el resultado solo sería diferente en caso de un TB, para mí la primer selección del Draft será Zach Wilson, ideal para jugar bajo lo que ha mostrado el esquema ofensivo de Arthur Smith, el cual sería el abanderado perfecto para ésta nueva era en Atlanta.Un año que se torna difícil por lo mencionado, aunque la relativa facilidad del Calendario podría acercar al equipo a Playoffs siempre y cuando sean capaces de ganarle a los odiados rivales del Sur, New Orleans y Tampa Bay.

RISE UP AGAIN!

NOTA ESCRITA POR ATLANTA FALCONS MÉXICO (Twitter: @ATLFALCONS_MX)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top