NFL

Rumbo al 2021: Seattle Seahawks

¿Dónde estamos?

Nos encontramos ante una de las offseasons más turbulentas de los últimos años en Seattle. Tras sus críticas al equipo y la infinidad de rumores que surgieron sobre su disconformidad, una enorme parte de los “12s” y seguidores de NFL en general le han puesto mucha presión a Pete Carroll y la Front Office por cumplir con los pedidos de Wilson y mantenerlo contento.

No conforme con esto, el mismísimo agente de Wilson, Mark Rodgers, confirmó a ESPN que no están buscando un trade pero dio una lista de equipos a los que estarían dispuestos a ir.  

Para los fines de esta nota, analizaremos la estrategia que los Seahawks podrían adoptar en esta offseason suponiendo que Wilson no sea tradeado. El trade de Wilson no solo no está confirmado sino que además no tiene precedente alguno en la historia de la NFL. Predecirlo sería muy difícil e innecesario, por lo que vamos a dejar al mariscal estrella en Seattle.

Principales necesidades:

  • Línea ofensiva:  Russell Wilson tuvo según PFF y ESPN PBWR la mejor protección de toda su carrera. Sin embargo, sigue lejos de ser una de las mejores de la liga y el Quarterback lo manifestó públicamente. Con el retiro de Mike Iupati y con Ethan Pocic siendo agente libre, hay 2 puestos de titular que quedan descubiertos. Además, la profundidad en la línea deja algo que desear.
  • Cornerback: La secundaria fue sin lugar a dudas uno de los puntos más flojos del equipo en 2020. Si a esto se le suman las posibles perdidas de Shaquill Griffin y Quinton Dunbar en Free Agency, Seattle se vería obligado a invertir en la posición si no quiere tener la peor secundaria de la NFL.
  • Pass rush: tras una pobre primera mitad, Seattle lideró la liga en Sacks y QB Pressures entre las semanas 9 y 17. El problema surge al ver que más de la mitad de esos Sacks fueron a nombre de Carlos Dunlap (recientemente cortado) y Benson Mayowa (UFA). Seattle también deberá destinar mucho capital a esta posición si no quiere estar entre los peores de la liga.
  • Tight End: Seattle tiene solo 2 jugadores en la posición que no sean Unrestricted Free Agents esta offseason, Will Dissly y Colby Parkinson. Como si no fuera poca cantidad, ninguno de estos dos es un nombre de elite.
  • Wide Receiver: Es cierto, Seattle tiene uno de los 5 mejores dúos de receptores en toda la liga, pero no tiene siquiera un atisbo de WR3. Deberán conseguir otro si es que quieren que Wilson no siga sumando capítulos a la novela.
Golden Tate en el Super Bowl XLVIII.
(Foto: Jamie Squire)

Free Agency:

Antes de comenzar cabe destacar que, tras el corte de Dunlap, Seattle cuenta con un cap space de $17,922,987. Veamos qué se puede obtener con eso:

  • Corey Linsley, C, Green Bay Packers: Linsley es sin lugar a dudas el mejor Free Agent disponible en su posición. Con un grado de PFF de 90 y un solo sack permitido en 2020, es una garantía en la posición. Posiblemente habría que pagarle entre 11 y 12 millones por año en promedio.
  • Joe Thuney, G, New England Patriots: Habiendo recibido Brandon Scherff la Franchise Tag por parte de Washington, Thuney es indudablemente el mejor Guard disponible. El problema es que seguramente haya que pagarle arriba de los 15 millones.
  • Josh Reynolds, WR, Los Angeles Rams: No solo es un route-runner muy preciso, sino que además conoce a la perfección el sistema de Shane Waldron. Podría ser una muy valiosa y accesible adquisición.
  • John Ross, WR, Cincinnati Bengals: poseedor del récord de 40-yard-dash en el combine con 4,22 podría ser un gran complemento a la velocidad de DK Metcalf. Así tal vez se podría aspirar a emular a Kansas City y se sumaria mucha explosividad en el cuerpo de receptores. Tanto él como Reynolds podrían ser conseguidos por entre 7 y 8 millones anuales.    
  • Golden Tate, WR, New York Giants: La opción más costosa de los 3, pero sería una adquisición Premium en la posición de WR3 y ya ha ganado un Super Bowl en Seattle. Costaría cerca de los 10 millones.   
  • Justin Houston, DE, Indianapolis Colts: con un contrato más accesible que el que tenía Dunlap, Houston podría aportar una producción igual o superior.  
  • Everson Griffen, DE, Detroit Lions: Si bien tiene 32 años y viene de perderse la mayoría de 2020 por lesión, Griffen es un experimentado All-Pro que podría llegar por menos de 8 millones de dólares.  

Realmente creo que, dejando de lado a Thuney, Seattle podría aspirar a traer a cualquier combo de 2 de estos jugadores.

John Ross ya conoce Seattle, al haber jugado para los Washington Huskies.
(AP Photo/Elaine Thompson)

Draft

Sin duda alguna la parte de la offseason que menos ilusiona a la fanaticada de Seattle. Lo cierto es que los Seahawks cuentan con solo 4 picks de cara a este próximo Draft, y solo 2 de ellas se encuentran entre las primeras 130. Pero analicemos algunos jugadores que podría seleccionar Seattle con cada Pick.

En segunda ronda lo ideal sería tal vez Greg Newsome II, CB, Northwestern. El esquinero de 6’1’ pies y 190 libras tiene un tamaño superior al promedio en la posición, le va mejor en cobertura Man que en Zone y sobresale en tacleadas a campo abierto. Es exactamente el tipo de jugadores que Carroll prefiere en la posición, a pesar de que muchos lo proyecten para la primera ronda.

Otra formidable opción que posiblemente no salga de la primera ronda es Alex Leatherwood, OT, Alabama. Leatherwood permitió solo dos capturas y tres presiones en 11 juegos como Left Tackle para la Crimson Tide esta temporada. No conforme con esto, también podría cumplir el rol de Right Tackle

Metiéndonos en la cuarta ronda nos encontramos con Jack Anderson, G, Texas Tech. De gran físico y con buen uso de manos, es un Guard versátil, con experiencia en diversos conceptos y con la capacidad de jugar tanto de LG como de RG.
Un Pass-rusher de Ohio State nunca puede ser una mala elección. Podrá no ser Chase Young o uno de los hermanos Bosa pero Jonathon Cooper es un completo DE, rápido, fuerte sin ser su principal cualidad, y con buen uso de manos. Con linebackers inteligentes por detrás que sean capaces de solucionar sus errores y ayudarlo en su desarrollo como lo son Bobby Wagner y KJ Wright, podría ser un Starter desde el día 1.

La ronda 7 siempre es una incógnita y uno nunca sabe que puede obtener allí, pero Labryan Ray de Alabama podría ser un buen boleto de lotería para reforzar el interior de la línea defensiva. Del mismo modo, podríamos encontrar en Simi Fehoko de Stanford al WR3 que estamos buscando.

Alex Leatherwood celebra junto a Nick Saban la victoria en el National Championship. (Foto por Mike Ehrmann/Getty Images)

Conclusión

La offseason será difícil, no habrá tranquilidad en Seattle hasta que se solucione la novela de Russell Wilson para bien o para mal. Sumado a esto, encontrar las soluciones a todos los problemas en la Free Agency en un año en el que el cap se ve fuertemente reducido será una tarea por demás complicada. Y en cuanto al Draft, solo pasaron 2 temporadas desde aquella vez que John Schneider convirtió 4 selecciones en 11, pero eso requirió también enviar a Frank Clark a Kansas City a cambio de una selección de primera ronda. Fuera de un posible trade de Russell Wilson, cuesta vislumbrar un escenario similar para esta temporada. Se aproximan semanas complicadas para los Seahawks, que buscaran salir airosos de esta offseason y defender el titulo divisional de la NFC West.      

Imagen destacada: Joshua Bessex, The News Tribune

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top