Con un encendido DK Metcalf, los Seahawks vencieron a los Lions
NFL

Seahawks dominan a Lions y despiden a sus fans con victoria

En un juego que dominaron de punta a punta y que supieron cerrar en la primera mitad, los Seattle Seahawks vencieron a los Detroit Lions por 29-51. Con este resultado finalizan la temporada con marca de 3-5, siendo la primera con marca perdedora en esa condición desde 2008. En esta nota analizaremos las conclusiones que podemos sacar de este juego para ambos equipos.

Luego de un 3&Out en su primera posesión, sólo para demostrar que los Seahawks del 2021 son capaces de lograr un 3&Out contra cualquier equipo de la NFL, Seattle encontraría la fórmula del éxito. Dos jugadas después de un acarreo de 20 yardas de Rashaad Penny, la selección de primera ronda en 2018 encontraba la zona de anotación con una corrida de 15 yardas. Luego de un gol de campo de 51 yardas de Myers y con una ofensiva de Detroit que no encontraba el rumbo bajo Tim Boyle, el primer cuarto finalizaba con los Seahawks venciendo a los Lions por 10-0.

El segundo cuarto comenzaba con un pase de 58 yardas de Russell Wilson a Freddie Swain, que en la siguiente jugada Penny canjearía por un touchdown para decretar el 17-0. Sin embargo, los Detroit lograría ponerse en el marcador. Luego de 4 jugadas, enfrentaban una 3era&10 en la yarda 26 de Seattle, pero esto no sería problema ya que, ayudado por una pobre defensiva de Seattle y un tackle muy mal ejecutado por el Pro-Bowler Quandre Diggs, el WR Amon-Ra St. Brown convertía una jugada de Draw en un acarreo de 26 yardas para el 17-7. La respuesta de Seattle, sin embargo, sería inmediata, y tras una serie de pases de Wilson entre los cuales se destaca uno de 28 yardas a Lockett, el mariscal conectaba con DK Metcalf por 13 yardas, para que el receptor se reencontrara con la endzone luego de 6 partidos sin anotar.

Luego de un 3&Out de Lions, los Seahawks recorrerían 90 yardas en 11 jugadas para volver a anotar. Tras un acarreo de 13 yardas de Travis Homer, Tyler Lockett conseguiría la yarda restante con un Jet Sweep para el 31-7. La primera mitad finalizaría con ese resultado y con un Rashaad Penny que acumulaba ya 144 yardas y 2 anotaciones en 16 acarreos.

En la primera jugada de la segunda mitad, DJ Reed interceptó a Tim Boyle y Seattle sólo tuvo que recorrer 21 yardas para el 38-7, que llegó gracias a un pase de 13 yardas a DK Metcalf. 

Detroit, sin embargo, se negaba a despedirse del partido tan pronto. Luego de un holding contra Al Woods, un pase corto que Amon-Ra St. Brown convertía en ganancia de 20 yardas y una interferencia de pase de John Reid, Detroit llegaba a zona roja. De la mano de St. Brown, sacarían el máximo provecho posible de la excursión al anotar un touchdown con un pase de 7 yardas al receptor y luego conectar nuevamente con el novato en el intento de conversión de 2 puntos, 38-15.

Pero esto no sería suficiente para los Lions, quienes recuperarían exitosamente la onside kick. Sin embargo, la posesión podría haber finalizado en una 4ta&3 en la yarda 39 de Seahawks, pero los Lions nuevamente se arriesgarían y quién sino St. Brown transformaría un pase corto de Tim Boyle en una ganancia de 31 yardas. 3 jugadas después, Boyle conectaría con Swift para una nueva anotación, 38-22.

Pero los Seahawks no iban a permitir el descuento de los Lions, y luego de una metódica serie de 13 jugadas y 75 yardas iban a conseguir otra anotación, nuevamente mediante la fórmula dorada de la jornada, Wilson para Metcalf y 45-22.

A está altura del encuentro las defensivas habían decidido dejar de participar, y Detroit recorría 75 yardas en 11 jugadas para culminar en anotación de Jamaal Williams con un acarreo de una yarda, 45-29.
A esto lo seguirían 2 goles de campo de Seahawks y dos intercepciones de Lions para poner fin al juego, 51-29 final. Cabe destacar que 51 es la mayor cantidad de puntos anotada por Seattle en un juego desde 2012.

Seattle Seahawks

Lo bueno:

Russell Wilson: En el que posiblemente sea su último juego como local en Lumen Field, Russell Wilson volvió a tener una actuación de esas a las que nos acostumbró durante toda su carrera. 69% de pases completos, 236 yardas, 4 touchdowns, 0 intercepciones. Además, igualó a Peyton Manning como el QB con más victorias en sus primeras 10 temporadas en la NFL (incluyendo postemporada) con 112 y también igualó al mismo Manning y a Dan Marino por la mayor cantidad de juegos con 4 pases de anotación en sus primeras 10 temporadas con 17. 

Rashaad Penny: Ya se ganó su lugar en este apartado con lo hecho en la primera mitad, pero siguió sumando en la segunda y terminó el juego con 170 yardas y 2 anotaciones en 25 acarreos. No deja de ser una de las peores selecciones de primera ronda en la historia de la franquicia, pero aún si no renueva contrato en Seattle, seguramente encuentre un hogar en otra franquicia de la NFL tras lo hecho en estas últimas semanas. Acumula ya 6 acarreos para 25+ yardas en la temporada, Jonathan Taylor lidera la liga con 8 y lo hizo en 221 intentos más.

DK Metcalf: A pesar de no sumar demasiadas yardas (63), se reencontró con la zona de anotación y de qué manera, 3 touchdowns en 6 atrapadas, sobre un total de 9 targets. 

Phil Haynes: En reemplazo de Damien Lewis en el puesto de LG, Haynes disputó su primer juego como titular en su carrera y lo hizo de gran manera. Tuvo una actuación muy sólida a lo largo del encuentro y un gran bloqueo para la despejarle el camino a Penny en la primera anotación del juego.

DJ Reed: 7 Solo Tackles, una asistencia, 2 intercepciones y 3 pases defendidos lo convierten en la individualidad más destacada de la defensiva de Seattle.

El tiempo de posesión: Esto no sería destacable de no ser porque es apenas la segunda vez en toda la temporada (segundo enfrentamiento ante San Francisco) que Seattle tiene más tiempo de posesión que su contrincante.

Lo malo:

La defensa: Luego de 8 partidos consecutivos conteniendo al oponente a una cantidad de puntos menor a su promedio anotador, los Seahawks permitieron que dos de los peores equipos de la liga les anoten una enorme cantidad de puntos. Además, en ambos casos fue contra mariscales suplentes. 29 puntos permitidos ante Detroit es algo simplemente indefendible.

La línea defensiva: No lograron capturar a Tim Boyle en todo el partido y acumularon sólo 3 tackles para pérdida en el encuentro. Una notable caída para una línea que venía encendida.

Detroit Lions

Lo bueno:

Amon-Ra St. Brown: A 8 recepciones para 111 yardas y una anotación en 11 targets les sumó dos acarreos para 23 yardas y una anotación. Además, este juego metió a St Brown en la historia de la franquicia y de la NFL, ya que no sólo se convirtió en el primer novato de la historia con al menos 8 atrapadas en 5 juegos consecutivos sino que además es el primer jugador de los Lions con más de 70 yardas de recepción en 5 juegos consecutivos y el primero con al menos 60 yardas de recepción y una anotación desde que Calvin Johnson lograra ambas cosas en 2015 y 2013 respectivamente.

Lo malo:

No hay defensa posible para una defensiva que permite 51 puntos en un juego, pero el partido de Detroit no fue tan malo como pareciera. Por supuesto que 95 yardas terrestres no son algo impresionante tampoco, pero anotar 29 puntos contra la novena defensiva de la liga que menos permite y un 50% de efectividad en terceras oportunidades contra la novena mejor defensiva en la categoría (37,76%) tampoco es para nada despreciable, menos aún con un mariscal suplente que lanzó 3 intercepciones. Puede que Detroit sea el equipo con menos talento de punta a punta de su roster en la liga, pero ciertamente han mostrado a lo largo de la temporada cosas que dan lugar a la ilusión de sus fanáticos en caso de que tengan éxito en los siguientes drafts.

Imagen de portada: Abbie Parr/Getty Images

Seahawks dominan a Lions y despiden a sus fans con victoria

Más populares

To Top