Seattle Seahawks Draft
Draft NFL

Resumen del Draft 2022: Seattle Seahawks

Los Seattle Seahawks llegaban al Draft pensando en el largo plazo tras el trade de Russell Wilson. En un roster con muchas necesidades, se destacaban las de CB, EDGE, OT y, por supuesto, QB. Por ello existía un gran dilema sobre si los Seahawks apostarían por esta tan cuestionada clase de mariscales o si pondrían el foco sobre las piezas complementarias para pensar en un Quarterback en el próximo Draft. La dupla John Schneider-Pete Carroll fue muy cuestionada en los últimos años por una pobre evaluación de talento, poner un énfasis excesivo en posiciones determinadas y un cierto sobreuso de la herramienta del trade-down. Esta vez parecieron optar en cada ocasión por el “mejor jugador disponible” en cada posición de necesidad al momento de seleccionar.

PRIMERA RONDA

#9: Charles Cross, OT, Mississippi State

Como se puede ver en nuestra guía del draft, Cross es un producto pulido y listo para ser titular en la posición de LT desde el día 1. Si bien no cuenta con el tamaño ideal, se destaca como uno de los mejores protectores en el juego de pase de la clase y, con un gran IQ, logra ser efectivo en el juego terrestre. Sin los mejores CB y EDGE en el Board, Cross era la mejor opción disponible al ser el prospecto más seguro en la que muchos argumentan es la segunda posición más importante del deporte.
Con esta selección, los fanáticos de Seattle pueden soñar con haberse asegurado un estandarte en la línea ofensiva por la próxima década y, además, la decisión le permite a la franquicia prescindir de Duane Brown. Con $13 millones de espacio salarial disponible, podrían hacer otro gran movimiento en la agencia libre.

Grade: A

SEGUNDA RONDA

#40: Boye Mafe, EDGE, Minnesota

El pass rush de Seattle era un claro punto a mejorar para el equipo luego de terminar la temporada 2021 en el puesto número 20 de Pass Rush Win Rate según ESPN. La necesidad sólo se hizo más evidente tras las salidas de Rasheem Green, Kerry Hyder y posiblemente tanto Benson Mayowa como Carlos Dunlap. Por lo tanto, era indispensable aprovechar la calidad y profundidad de la clase para asegurarse un jugador dominante de cara al futuro. Mafe aporta explosividad, versatilidad y un enorme abanico de técnicas para la defensiva del nuevo coordinador Clint Hurtt, quien afirmó en reiteradas ocasiones que buscará una mayor agresividad. 

Grade: A

#41: Kenneth Walker III, RB, Michigan State

Sin duda la selección más cuestionable del draft dado el valor posicional, el hecho de que había mayores necesidades que atender y el hecho incuestionable de que un corredor es un gran aporte en el corto plazo pero una pieza poco fiable en el largo. No tendrá una enorme contribución en un equipo que no tiene posibilidades de ser contendiente en 2022.

Sin embargo, la selección tiene sus múltiples justificativos. En primer lugar, su deslumbrante producción en el nivel colegial. Fue galardonado en 2021 con el premio Walter Camp a mejor jugador del año, el Doak Walker a mejor corredor de la temporada y una selección unánime al primer equipo All-American. En segundo lugar se encuentra el hecho de que si bien, al menos desde lo estadístico, Rashaad Penny fue el mejor corredor de la NFL en las últimas 5 semanas de la temporada y Chris Carson ha demostrado ser más que funcional, ambos tienen un largo historial de lesiones y ambos serán agentes libres luego de esta temporada. Walker es un repuesto de lujo y tendrá un enorme valor si Seattle pretende ser contendiente en 2023. 

Grade: C+

TERCERA RONDA

#72: Abraham Lucas, OT, Washington State
Esta selección consolidó dos cosas para los Seattle Seahawks: la línea ofensiva y una clara estrategia de Draft. Con las dos posiciones de Tackle atendidas la franquicia tiene, al menos en los papeles, una pieza sólida en cada parte de la línea ofensiva. Los puestos de Guardia deberían estar bien cubiertos con Damien Lewis y Gabe Jackson más la profundidad que aporta Phil Haynes, mientras que Austin Blythe debería ser una respuesta sólida a la posición de Centro. En caso de lograr desarrollar apropiadamente a sus jóvenes, Seattle tendría las trincheras aseguradas por años.
Y la estrategia de Draft lleva obligatoriamente a rememorar 2011. La franquicia atravesaba un proceso de reconstrucción y buscó llenar la mayor cantidad de agujeros posible para insertar un QB con la siguiente clase, proyectada de mucha mayor calidad, como fue el caso con Russell Wilson en 2012. Incluso hay un enorme paralelismo entre las clases de mariscales de 2011 (Newton, Dalton y Kaepernick como únicos exponentes) con la de 2022 y entre la de 2012 (una de las mejores de la historia con Wilson, Luck, RGIII, Tannehill, Foles y Cousins) con la proyección para 2023.
Abraham Lucas aporta un excelente físico, atleticismo, juego de manos e IQ y representa un diamante en bruto que tiene la capacidad de jugar en un alto nivel por muchos años en caso de pulir su balance, anclaje y coordinación.

Grade: A

CUARTA RONDA

#109: Coby Bryant, CB, Cincinnati

El compañero de aventuras de Sauce Gardner fue elegido para el primer equipo All-AAC en 2020 y 2021 y ganó el premio Jim Thorpe a mejor DB del football colegial en 2021. Lidera al CFB en pases rotos jugando en cobertura de press desde 2019 con 23 y sumando, intercepciones con pases rotos a lo largo de su carrera, acumuló 47 con los Bearcats. Tiene unas manos, ball skills, aptitudes para la cobertura en zona y técnica que lo hacen apto para destacar desde el día 1.

Grade: A

QUINTA RONDA

#153: Tariq Woolen, CB, UTSA

Su secundaria dejó bastante que desear la pasada temporada y la salida de DJ Reed sólo hizo a la necesidad más imperiosa, por lo que los Seattle Seahawks seleccionaron CBs consecutivamente en el Draft y cuentan ahora con gran profundidad en la posición cuando se suma la llegada de Justin Coleman en la agencia libre.

Woolen es, sin lugar a dudas, uno de los prospectos más interesantes del draft y el sueño de todo entrenador de esquineros. 

1,93 metros de altura y 93 kilogramos de peso sumados a uno de los 5 40-yard dash más rápidos en la historia del NFL Combine (4,26s) le dan al producto de los Roadrunners un físico prácticamente nunca antes visto en la historia de la liga.

Carece de experiencia en la posición (comenzó a jugarla en 2020) y debe mejorar sobre muchos aspectos de su juego por lo que será difícil verlo tener un impacto inmediato. Sin embargo, con su físico su techo es el cielo.

Grade: A

#158: Tyreke Smith, LB, Ohio State

Smith tuvo la segunda tasa de presión más alta del football universitario en la temporada 2020 según Pro Football Focus con un 22,3%. En 2021 tuvo un 20,2% y totalizó 36 presiones. Es un jugador competitivo y muy atlético que deberá trabajar sobre su abanico de movimientos de pass rush pero que tiene mucho para ofrecer si es bien desarrollado y podrá aportar profundidad a un cuerpo posicional que la necesita.

Grade: B+

SÉPTIMA RONDA

#229: Bo Melton, WR, Rutgers

Su físico le impidió a Dee Eskridge mostrar todo de lo que es capaz en 2021 y al cuerpo de receptores de Seattle le falta mucha profundidad a pesar de contar con uno de los mejores dúos de la NFL. Melton cuenta con una excelente velocidad (4,34 en las 40 yardas) y experiencia jugando tanto en el slot como en el exterior e incluso en equipos especiales durante su tiempo en Rutgers.

Grade: B

#233: Dareke Young, WR, Lenoir-Rhyne

La última ronda del Draft debe ser usada para apuestas y eso hicieron los Seattle Seahawks con este dúo de receptores. Es un prospecto de Division II que jugó sólo 7 partidos desde 2019 por el Covid y una rotura de ligamento colateral medio. Tiene experiencia jugando como WR y RB y cuenta con una gran velocidad (4,40s) para sus 190 cms.

Grade: C

Conclusión

Emulando lo hecho en el Draft 2011, los Seattle Seahawks llenaron con jugadores de gran nivel todos los huecos que tenía su roster a la espera de encontrar al Quarterback del futuro el próximo año. Muchas de estas selecciones cuentan con un gran piso y podrán realizar aportes inmediatos al equipo en 2022, mientras que muchas de las restantes cuentan con un enorme potencial que tendrán que alcanzar con la ayuda de un gran trabajo del coaching staff. Seattle no será un contendiente esta temporada, pero ha conseguido piezas fundacionales de enorme valor en ambos lados del terreno de juego que podrán usar este año para hacer sus primeras armas, cometer y corregir sus primeros errores y estar listos para insertar un QB en 2023 que lleve al equipo a nuevas alturas. 

Calificación global: A

Imagen de portada: Jeff Speer/Icon Sportswire via Getty Images

Resumen del Draft 2022: Seattle Seahawks

Más populares

To Top