El entrenador de South Carolina, Shane Beamer, es bañado en mayonesa tras la victoria en el Duke's Mayo Bowl
College

Carolina del Sur vence al Norte y gana el Mayo Bowl

En el Duke’s Mayo Bowl, en Charlotte, Carolina del Norte, tendría lugar la “Batalla de las Carolinas” entre North Carolina y South Carolina. Con unos Gamecocks que dominaron en absolutamente todas las facetas del juego, fue victoria para los del Sur por 38-21, y su primera en un Bowl desde la temporada 2017. En esta nota resumiremos el juego y analizaremos lo que dejó para cada equipo.

La primera posesión era para North Carolina, una de las 15 ofensivas más anotadoras de la FBS. Luego de un pase de 14 yardas de Sam Howell para Antoine Green y tres acarreos de Ty Chandler, Jabari Ellis lograba capturar al mariscal para una pérdida de 10 yardas y terminaba con la vida de esa posesión.

South Carolina buscaría dar una declaración con su primera ofensiva. A un acarreo de Jaheim Bell para 20 yardas lo seguía otro de Kevin Harris para 9. Un castigo por False Start contra Jaylen Nichols no sería problema para los Gamecocks, ya que Dakereon Joyner (WR convertido en QB) lanzaba un pase brillante a Jaheim Bell para 69 yardas, que dejaba atrás a Tony Grimes y le daba a South Carolina la primera anotación del encuentro, 7-0 para los dirigidos por Shane Beamer.

Los comandados por Howell no lograban responder, 2 pases incompletos seguidos de uno completo para Antoine Green resultaban, luego de que se revisara si no había superado la marca de las cadenas, en el primer 3&Fuera del encuentro.

South Carolina no perdonaría y volvería a aplicar la misma fórmula, en la tercera jugada Jaheim Bell recibía un pase corto que transformaba en ganancia de 66 yardas para la anotación al dejar en el camino a Gio Biggers, esta vez fue Zeb Noland quien lanzó el pase. No conformes con esto, irían por los 2 puntos y Kai Kroeger completaba el pase a Nick Muse para decretar el 15-0.
La ofensiva del coordinador, Phil Longo, nuevamente no respondía y sufriría otro 3&Fuera.

South Carolina seguiría imparable, y tras una serie basada exclusivamente en acarreos llegaba nuevamente a zona roja. Pero ese es su talón de Aquiles, son la ofensiva número 120 de la nación en la categoría y debieron conformarse con un gol de campo para el 18-0. Sin embargo, esto trajo una gran noticia, Parker White se convirtió con ese gol de campo en el máximo anotador en la historia del programa.

En la siguiente posesión, Sam Howell convertía un fumble tras un muy mal snap en un acarreo de 3 yardas. Los Tar Heels se la jugarían en 4ta&1 para evitar otro 3&Fuera y la decisión rendiría frutos. British Brooks lograba un brillante acarreo de 63 yardas para poner a North Carolina en el marcador, 18-7.

South Carolina finalmente sería detenido, una gran captura de Tomon Fox a Zeb Noland en 3era&7 para pérdida de 9 yardas obligaba a los Gamecocks a despejar desde su propia yarda 30.

Con los Tar Heels nuevamente al ataque finalmente aparecería el hombre récord, Josh Downs, que lograba una atrapada para 34 yardas. Tras acarrear el balón para ganancia nula, Howell lanzaba otro gran pase, esta vez de 24 yardas para Antoine Green. Sin embargo, un acarreo para ganancia nula por parte de Ty Chandler y una captura de Jordan Strachan para pérdida de 10 yardas condenaban la posesión de North Carolina. Gol de campo de 40 yardas de Grayson Atkins y 18-10. 

Pero South Carolina no iba a permitir ningún descuento, Juju McDowell (que había recibido un pase de 8 yardas en la misma posesión) culminaba una drive de 6 jugadas y 75 yardas con un formidable acarreo de 35 yardas para imponer el 25-10 tras la patada de Parker White. 

En su siguiente intento al ataque, Sam Howell lanzaba pases de 15 y 14 yardas a ​​Bryson Nesbit, con un tackle para pérdida entre ellos, para llegar a la yarda 50. A esto le seguiría un pase de 27 yardas para Antoine Green, que lograba una excelente atrapada. Tras acarreos fallidos de Chandler y Howell, los Tar Heels buscarían nuevamente al corredor en 3era&1, pero no lograban más que su sexto fallo en 6 intentos. Tiempo fuera para los Tar Heels seguido de otro para los Gamecocks tras ver su formación y luego un castigo por False Start contra Jordan Tucker obligaba a North Carolina a conformarse con un gol de campo de 36 yardas, 25-13. Con ese resultado nos iríamos al descanso.

Tal como al comienzo del juego, la ofensiva de South Carolina salía del vestuario encendida. 2 pases consecutivos a Ahmarean Brown para 26 y 23 yardas respectivamente (con espacio infinito para recibir en el segundo), sumados a una efectiva serie de acarreos, dejaban a Kevin Harris en posición de correr una única yarda para una nueva anotación Gamecock y el 32-13. 

North Carolina respondía con pases de 7 y 21 yardas para Josh Downs quien, con el primero de ellos, se convertía en el cuarto receptor en la historia de la ACC en alcanzar 100 recepciones en una misma temporada. Luego de esto y tras una excelente jugada de engaño, Sam Howell lanzaba un pase de 37 yardas a Garrett Walston para la anotación. Irían luego por dos y Ty Chandler correría para el 32-21.

En su siguiente serie ofensiva, South Carolina recurriría a 5 acarreos de Kevin Harris por el medio. Lanzaría también su primer pase incompleto en la jornada (12 intentos), pero no sería problema ya que Jaheim Bell haría una gran jugada para conseguir 9 yardas y mover las cadenas. Los problemas sí llegarían luego de una captura de Cedric Gray para pérdida de 9 yardas, seguida de un castigo por Demora del Juego contra los Gamecocks, que forzaría una 3era&22 que Trey Morrison lograría defender para forzar el segundo pase incompleto de South Carolina y el despeje. South Carolina tomaría otro castigo por Demora del Juego, el cual pareció intencional para encajonar a los North Carolina en la yarda 12.

Tras un acarreo por 14 yardas de Sam Howell y otro para ganancia nula de Ty Chandler, finalizaba el tercer cuarto. Al regresar, un pase incompleto y una captura de Jordan Strachan para pérdida de 8 yardas forzaban a North Carolina a despejar desde su propia 18. Para su suerte, Josh Vann perdía el control del balón y 2 yardas en la devolución, por lo que su ofensiva debió salir desde su propia yarda 19.

South Carolina ya había encontrado la fórmula para el éxito hace un largo rato, y ganar yardas ya era demasiado sencillo. A fuerza de acarreos, incluyendo uno para 38 yardas de Kevin Harris, llegaban a la zona roja. Pero allí nuevamente se quedaban cortos y Parker White seguía extendiendo su récord con un gol de campo de 22 yardas. 35-21 con menos de 8 minutos por jugar y el baño de mayonesa para Shane Beamer ya estaba casi asegurado. 

Acarreos de Ty Chandler y British Brooks movían las cadenas para North Carolina, pero una captura de Damani Staley seguida de dos pases incompletos de Howell llevaban a 4ta&16, donde Mack Brown tomaba la tal vez cuestionable decisión de despejar. 

Al menos Kevin Harris se encargaría de demostrar que no fue la decisión correcta, y en la primera jugada de la serie arrastró múltiples Tar Heels para ganar 23 yardas con un acarreo. Luego de dos acarreos más por parte de Harris, Dakereon Joyner corría para 11 yardas en 3era&7 y decretaba el final del juego y la victoria para el Sur en esta batalla de las Carolinas. Parker White anotó otro gol de campo para adornar el resultado y decretar el 38-21 final. Primera victoria para la SEC en esta Bowl Season.

South Carolina (7-6)

Lo bueno: 

Jaheim Bell: El receptor ya se aseguró estar aquí tras las dos anotaciones en las primeras dos posiciones, pero siguió sumando atrapadas para terminar con 5 de ellas para 159 yardas y 2 anotaciones. A esto le sumó 3 acarreos para 21 yardas. Brillante actuación del Sophomore.

El juego terrestre: Kevin Harris, Juju McDowell, Dakereon Joyner, Jaheim Bell. Sin importar quién fuera el portador del balón, los Gamecocks movían el balón. Los Tar Heels no tuvieron respuesta alguna en todo el encuentro. Fueron 301 yardas terrestres en 51 intentos. Kevin Harris acumuló 182 yardas en 31 intentos y una anotación. 

Dakereon Joyner: Esta excelente herramienta polifuncional de los Gamecocks acumuló 64 yardas terrestres en 10 intentos. A lo cual le sumó una increíblemente eficiente actuación por aire con 160 yardas y una anotación en 9 intentos, de los cuales no falló ni uno.

Jordan Strachan: El OLB acumuló 3 tackles totales, 1,5 capturas y 1,5 tackles para pérdida y fue el jugador más disruptivo de una defensiva que hizo un excelente trabajo.

La defensa: No sólo lograron contener a North Carolina -la vigésima mejor ofensiva de la nación en terceras oportunidades- a una sola conversión en 10 intentos, sino que además contuvieron a Sam Howell a un 57% de pases completos y a 14 puntos a una ofensiva que entró al juego promediando más de 36 por partido. 

En una increíble primera temporada para Shane Beamer a cargo de los Gamecocks, transformó un programa de 2 victorias en uno de 7 y ganador del Mayo Bowl. Luego del juego, destacó el trabajo realizado por sus jugadores a lo largo del mes y, particularmente, el trabajo realizado por su defensa a pesar de las múltiples bajas sufridas en la secundaria, siendo la de Cam Smith la más destacada.

North Carolina (6-7)

Lo bueno:

Antoine Green: El receptor acumuló 73 yardas en 4 recepciones y, sacando esa única jugada explosiva de British Brooks, fue la única arma confiable en ofensiva a lo largo del juego para los Tar Heels.

Cedric Gray: Con 13 tackles totales, una captura y dos tackles para pérdida, el LB fue la única individualidad destacable para los Tar Heels en defensa a excepción de, tal vez, Power Echols (10 tackles totales, uno para pérdida).

Lo malo:

La línea ofensiva: El cuarto equipo de la nación que más capturas a su mariscal permitió a lo largo de la temporada permitió hoy 4 capturas y 6 tackles para pérdida. 

El juego terrestre: Una ofensiva pregonada en el juego terrestre y que entró a este Bowl como la undécima mejor de la nación en la categoría fue completamente incapaz de establecer un juego terrestre consistente. Sacando el acarreo para 63 yardas de British Brooks, los Tar Heels acumularon 65 yardas terrestres en 28 intentos (promedio de 2,32 yardas por intento).

La defensa: Decir que permitieron 301 yardas terrestres en 51 intentos alcanza y sobra. Pero si a eso le sumamos que permitieron que South Carolina completara el 80% de sus pases, obtenemos como resultado la peor actuación defensiva del equipo en la temporada.

North Carolina fue superado en todos los aspectos del juego: permitieron 543 yardas totales, 38 puntos, tuvieron el balón por sólo 20’58” y lograron la mitad de las primeras oportunidades que lograron sus oponentes (14 contra 27), pero estas son las facetas que más fallaron durante el partido.

Estuvimos presentes en la conferencia de prensa pospartido de los Tar Heels entrevistando a Mack Brown, Tomon Fox y Sam Howell, estas fueron algunas de sus declaraciones más destacadas:

En cuanto a las dos primeras anotaciones, Mack Brown afirmó que fueron “simplemente superados” en la primera mientras que hubo un error de cobertura en la segunda. Sostuvo que no jugaron consistentemente bien en defensa a lo largo del día y que no se habían preparado para Joyner como mariscal, quien había lanzado un único pase en todo el año. Además, declaró que lo más decepcionante fueron las 301 yardas terrestres de South Carolina contra las 128 logradas por su equipo y la defensa en 1er down, que facilitó demasiado las conversiones en terceras oportunidades. 

North Carolina perdió muchos partidos a lo largo de la temporada por comenzar el juego más lentamente que su rival, permitiéndoles obtener una ventaja inicial demasiado amplia que luego imposibilitó recurrir al juego terrestre por el resto del encuentro. En este sentido sostuvo que “debemos conseguir más líderes que entiendan que hay que comenzar fuerte los juegos”. Para concluir, afirmó que esta derrota es mejor para su programa que una victoria 45-0, ya que de ese modo “todos estarían contentos y no solucionaríamos ningún problema de los muchos que tenemos que solucionar”. Para concluir, afirmó que este problema se debe solucionar tanto con buen recruiting, como con mejoría y crecimiento de los Sophomores y un mejor trabajo de los coaches. 

El LB Tomon Fox afirmó que, de cara a la próxima temporada, deben asegurarse de jugar juntos y mejorar la comunicación. “A veces en Bowls sucede que un equipo sale con más energía que el otro, pero salir con poca energía es un problema que hemos enfrentado fuera de casa sin tanta de nuestra gente en las tribunas y es algo que debemos mejorar”, declaró.

El último al micrófono fue Sam Howell, quien afirmó que no fue el año que esperaban tener. Considera que hay mucho que aprender y afirmó que espera que el programa crezca mucho la próxima temporada, “el Coach Brown sabe cómo hacer esto”.

Sobre si este fue su último juego como Tar Heel declaró: “Todavía tengo algunas decisiones que tomar. Pero si este fue mi último juego, estoy eternamente agradecido por todo, ha sido una bendición estar aquí en Carolina y aprecio mucho toda la ayuda que he tenido a lo largo del camino”. 

Para concluir, declaró sobre lo sucedido en el vestuario luego del encuentro que “les agradecí a todos y les dije a todos mis compañeros que los amo”.

Imagen de portada: Jared C. Tilton/Getty Images

Carolina del Sur vence al Norte y gana el Mayo Bowl

Más populares

To Top